Este vídeo fue grabado en Culiacán (México) y muestra el extraño comportamiento de una mujer en plena calle. Muchos dicen que se trata de una mujer poseída por algún demonio, otros que simplemente está loca o drogada. Como se conoce muy poco más de la historia, te toca a ti decidir si es una cosa u otra por las imágenes grabadas.

Al principio los ocupantes de un vehículo encuentran a la mujer deambulando por en medio de la carretera. Como se comportaba de manera extraña decidieron grabar la escena. Tras un corte, se puede ver cómo la mujer se ha acercado al automóvil y entre rugidos y caras amenazantes trata de asustar a los ocupantes del vehículo.

La mujer poseída por las calles de Culiacán

A continuación se la puede ver lamiendo un árbol de la calle, mientras alrededor hay varias personas sorprendidas y sin saber qué hacer. Poco a poco la gente va perdiendo el temor y se van acercando para intentar ayudarla. Parece que alguien la reconoce porque la llama por su nombre: Sofía. Finalmente aparecen las autoridades y la chica parece que acaba desmayada en el suelo.

Tras ver las imágenes muchos creen que se trata de una mujer poseída por espíritus malignos. Su extraño comportamiento, su cara deformada, sus rugidos… todo típico de alguien que parece poseído por un demonio o algo parecido. Incluso durante la grabación alguien pregunta que por qué no se la llevan a la iglesia para que la vea un “padre”, pero alguien responde que ya la ha visto pero que la echó del lugar. Investigaciones posteriores parecen confirmar que la joven fue visitando varias parroquias. Unos dicen que ella se escapaba cuando trataban de ayudarla, otros que los propios sacerdotes se desentendían de la pobre mujer.

La policía cree que simplemente podría ser una enferma mental o alguien bajo la influencia de algún tipo de droga agresiva como las llamadas sales de baño o Krokodil. Personalmente coincido con la policía, parece simplemente una enferma mental a la que han abandonado a su suerte.

Compartir
Soy un escéptico, no puedo evitarlo. Me encantaría creer en lo paranormal, en los OVNIS, en todos esos misterios que tanto me fascinan... pero no.