Este video comienza de forma bastante inocente con la torpeza y mala calidad típica del turista medio. No estoy seguro de si estaba tratando de grabar un OVNI por la forma de apuntar continuamente al cielo (y al sol) sobre Stonehenge…

Por sorpresa, en una escena posterior, vemos lo que parece ser un niño pequeño translúcido que parece ponerse de pie y largarse andando (y desapareciendo) cuando le descubren.

Lástima que el vídeo se corte justo antes de la aparición del niño fantasma. Eso hace sospechar mucho que esté editado.